Blog EGION 

Diseño minimalista, maximizando tu espacio con estas ideas de diseño.

10 Abril 2018

¿Estás pensando en cambiar un poco el estilo de tu casa? ¿Te agobian tener demasiadas cosas de decoración? Probablemente el minimalismo sea tu mejor opción. Aquí te vamos a contar de dónde viene esta corriente, cuáles son sus valores fundamentales y cómo aplicarlas en tu propia casa. A partir de ahora, menos es más.

El minimalismo es una corriente artística que nació después de la Segunda Guerra Mundial en las artes pictóricas. Con el paso del tiempo, el minimalismo fue expandiéndose a otras artes como la música, la literatura o la arquitectura.

El concepto de minimalismo dentro del diseño de interiores se refiere a deshacerse de todo hasta quedarse con lo esencial, la simplicidad como máxima a la hora de diseñar. Esto no quiere decir que una habitación debe estar sin ningún tipo de decoración u ornamento. La cuestión es quedarse con lo necesario hasta que no se pueda eliminar nada más para mejorar el diseño.

El minimalismo está muy influenciado por la tradición japonesa y su filosofía Zen. Ésta tiene la simplicidad como eje central, pero no sólo la simplicidad como valor estético, sino como perspectiva hacia la vida y punto de vista moral. Todo esto llegó a Occidente en el siglo XIX y se popularizó en la Edad Moderna en la década de los 80s, gracias al trabajo conjunto de arquitectos y diseñadores de moda en Londres y Nueva York.

¿En qué consiste un espacio minimalista?

 

La idea del minimalismo es crear un ambiente armonioso, utilizando el menor número de elementos posibles (esto no quiere decir que no se utilice ninguno, como algunos pueden pensar). El exceso de objetos, según este tipo de filosofía y diseño, es sinónimo de intranquilidad y desorden. Menos es más es la máxima en este tipo de diseño de interiores.

Además, todos los elementos que se utilicen deben combinar y formar una unidad para conseguir esa sensación de armonía tan buscada.

¿Cómo realizar una decoración minimalista?

 

La decoración minimalista encuentra la belleza en la simplicidad de los espacios y de las formas, en la que los lugares desnudos o desprovistos de decoración no son vistos como algo negativo, sino todo lo contrario. Veamos cómo se puede trasladar esta filosofía a nuestra propia casa.

Los colores utilizados en el diseño minimalista suelen ser tonalidades suaves con colores neutros. Además de ser suaves, se tiene que mantener una armonía, buscando la monocromía en todos los elementos presentes en la habitación. Esto quiere decir que unas paredes blancas deben combinar con un sofá de tonos claros, como crudo o marrón claro.

Aunque se puede utilizar otros colores, la combinación del blanco y el negro es la más destacable dentro de este tipo de decoración. Al ser ambos neutros, consiguen crear estancias sobrias, elegantes y luminosas.  

En cuanto a la elección de muebles, debes optar por diseños sencillos con formas geométricas puras, líneas rectas y materiales nobles. También se recomienda la utilización de muebles bajos y anchos antes que otros que sean altos y estrechos.

¿Qué materiales se utilizan en el minimalismo?

 

En cuanto a materiales utilizados en la decoración, hay una serie de ellos que son muy utilizados en este tipo de diseño:

  • Madera: Se trata de un material muy utilizado principalmente en los muebles, aunque también se puede dar en otros recubrimientos como las paredes o los suelos. Los diferentes tipos de madera dan posibilidad de utilizarla con tonos claros, como la de roble, arce o abedul, y también en tonos oscuros, que es algo que está ganando popularidad estos días.

 

  • Cristal: Su transparencia aporta claridad y luminosidad a cualquier estancia, algo esencial para este tipo de decoración y que da amplitud a la sala. El cristal puede ser utilizado en las ventanas para la entrada de la luz o en otros elementos como en el mobiliario o como paneles divisores.

 

  • Aluminio y acero: Su aspecto aporta gran ligereza tanto física como estética, lo cual encaja a la perfección con la filosofía del minimalismo. Su objetivo es decorar de una forma práctica y funcional, sin llamar la atención.

 

  • Otros materiales: También hay otros materiales que se pueden utilizar para dar a un diseño minimalista un aspecto más sofisticado, como puede ser el cemento alisado, el vidrio, el alambre de acero o las piedras.

Las telas y los textiles que decoran también deben cumplir con los estándares de este tipo de filosofía y diseño. Las cortinas y alfombras tienen que ser sobrias, lisas, sin estampados y de tonalidades neutras, como ocurre con el resto del decorado y la pintura. Las telas de lino suelen encajar muy bien para estos casos.

Como hemos dicho antes, los diseños minimalistas no tienen que estar reñidos con la decoración, no hay por qué tener una habitación libre de cualquier ornamento por ser minimalista.

En cuanto a la decoración, sí que es importante recordar lo que hemos comentado sobre los colores para mantener la armonía. También es posible utilizarlo como un elemento que destaque sobre el resto, como, por ejemplo, un cojín rojo en una habitación blanca y negra. Siempre que sea un único objeto y no olvidarnos de la simplicidad buscada.

 

¿Qué arquitectos minimalistas hay que conocer?

 

Para terminar este repaso por el diseño minimalista, es conveniente mencionar al menos un par que forman parte del pasado y presente de esta corriente.

En primer lugar, Mies Van der Rohe fue un arquitecto alemán que llegó a dirigir la conocida escuela Bauhaus durante tres años y uno de los maestros de la arquitectura moderna. En nuestro país, Van der Rohe dejó su huella en 1929, cuando creó el diseño del Pabellón de Barcelona, edificio de representación de Alemania en la Exposición internacional de Barcelona. Hoy en día ha pasado a la historia como ejemplo de modernismo y minimalismo.

En la actualidad, Francesc Rifé es uno de los mayores representantes de la corriente minimalista en su trabajo como interiorista industrial. Siente que su filosofía de diseño está muy cercana a la arquitectura japonesa  

En resumen, el minimalismo es un estilo de diseño de interior con una gran carga filosófica detrás, que probablemente a muchos les atraerá tanto por lo que significa como por su estética.

Además de ser una corriente muy actual, es una elección perfecta para personas muy ordenadas, que se agobian cuando hay demasiadas cosas en una habitación. La armonía de colores y formas ayudan a alcanzar la paz interna que la filosofía Zen busca.

 

Egion
Ejecución de Proyectos de Arquitectura e Interiorismo
C/ García de Vinuesa 22, 1ºA - 41001 Sevilla
egion@egion.es
Aviso legal · Política de Cookies

Twitter Egion


Se recomienda utilizar los navegadores Chrome, Mozilla y Safari en esta web

                            

Pin It on Pinterest

Share This