Blog EGION 

Estilo de decoración nórdico: Claves para decorar tu casa.

02 Noviembre 2018

¿Estás pensando en cambiar el estilo de decoración de tu casa? El estilo nórdico es una buena elección para conseguir un hogar cálido, limpio, cómodo y orientado a dar luminosidad. A continuación te facilitamos algunas tips para que puedas adoptarlo en tu hogar.

El estilo de decoración nórdico (también conocido como estilo escandinavo), como su propio nombre indica, proviene de Noruega, Suecia y Dinamarca. Los principios básicos de este estilo son la sencillez, la funcionalidad y el pragmatismo, -similar al minimalismo-. Veamos cuáles son las claves de esta forma de decorar del Norte, que podemos utilizar en nuestra propio hogar.

Colores del Estilo Nórdico

 

El color principal del estilo nórdico es el blanco, con el que se busca transmitir estas sensaciones de calidez y luminosidad. Por eso, las paredes, el suelo y el techo son predominantemente blancas. Con este “lienzo”, los muebles y otros complementos son los encargados de destacar.

A la hora de combinar con otros colores, el gris y el beige son los más populares, sin llegar a un contraste muy brusco como el blanco y negro del minimalismo. Otra opción es utilizar muebles de madera para introducir otro color oscuro como el marrón. Aun así, el estilo de decoración nórdico permite una mayor gama con colores con un punto chillón, como el amarillo, especialmente en complementos

Además, la madera es un material muy popular dentro del estilo nórdico, especialmente aquella con tonos claros como el arce, el roble, el haya o el pino, que se puede aprovechar en sus diferentes tonalidades para conseguir el contraste deseado con el blanco predominante. Dentro de los materiales naturales, también se utilizan el cuero y las pieles en sillas, sofás, mantas y alfombras.

Para completar la inclusión de elementos naturales dentro de este estilo decorativo, es una buena opción tener algunas plantas, cuyo color verde ayuda a darle algo de vida a la habitación. Es muy usual en los países nórdicos encontrar vendedores de flores por las calles para ayudar a darle ese toque de vida a las casas. Si no eres bueno con las plantas, siempre queda la posibilidad de comprar una de plástico y despreocuparse de ella.

propio hogar.

La Luz

 

La luz es un elemento muy importante en las tierras escandinavas, donde apenas tienen siete horas de sol al día en los meses de invierno. Por eso, la iluminación se convierte en una parte crucial a la hora de decorar dentro de este estilo decorativo.

La forma de introducir esta iluminación dentro de la habitación puede ser a través de lámparas colgantes del techo o fijadas a la pared u otra superficie vertical (apliques). Otra buena manera de dar luz con un toque de mayor intimidad y sofisticación es con velas en sitios estratégicos como la mesa o el alfeizar de las ventanas.

No sólo hay que tener en cuenta la iluminación artificial, que es necesaria para compensar la falta de luz natural, sino que intentar aprovecharla al máximo. Por eso, además del uso de velas y lámparas, en este estilo se puede llegar a prescindir de cualquier protección en las ventanas. En el caso de utilizarla, que sean telas ligeras como el lino. Ver las ventanas iluminadas desde el exterior es una estampa típica de aquellos países.

Muebles

 

Los muebles dentro de una casa con un estilo nórdico suelen ser bajos, simple y de líneas rectas. Con ellos se busca conseguir una sensación de equilibrio, orden y tranquilidad. Se intenta aprovechar el espacio lo mejor posible, siguiendo un mantra muy similar al del minimalismo: “menos es más”.

La cantidad de muebles no tiene por qué estar reducida a la mínima expresión, sino que cada uno de ellos tiene que tener una función concreta. Si hay algo que no aporte o sirva para algo, no puede estar dentro de una habitación de estilo nórdico. Esto consigue que no tengamos cosas inútiles por casa.

Siguiendo esta filosofía, se puede aprovechar mucho mejor el presupuesto que tengamos y que esos muebles que realmente necesitamos sean de mejor calidad y acabado. Recordemos, una vez más, que deben ser de colores claros y de materiales naturales, especialmente de madera.

En cuanto a accesorios complementarios, los cuadros o portarretratos son una buena elección para añadir algo de color a las paredes blancas. Puedes elegir entre menos cuadros con un marco de mayor tamaño o más cuadros pequeños, formando un collage.

Textiles

 

Una vez más, el clima del lugar de origen de este estilo decorativo determina la utilización de los textiles. Por eso, una casa así tiene que tener una buena cantidad de mantas y alfombras, preferiblemente de materiales como lana o algodón suave, que ayudan a dar una sensación de calidez y comodidad y añaden una nueva capa a la decoración de la estancia.

En definitiva, resumimos las claves del estilo de decoración nórdico rápidamente. El color predominante de la estancia debe ser el blanco, reflejado principalmente en las paredes y el suelo. Los puntos de color y contraste se consiguen con los muebles, la mayoría de ellos de madera, y con complementos que permiten el uso de colores algo más chillones. Al venir de países fríos y con poca luz, los textiles cálidos y la iluminación son los últimos elementos que hay que tener en cuenta.

 

Egion
Ejecución de Proyectos de Arquitectura e Interiorismo
C/ García de Vinuesa 22, 1ºA - 41001 Sevilla
egion@egion.es
Aviso legal · Política de Cookies

Twitter Egion


Se recomienda utilizar los navegadores Chrome, Mozilla y Safari en esta web

                            

Pin It on Pinterest

Share This