Blog EGION 

¿Cómo conseguir el estilo industrial-vintage en tu hogar?

15 Septiembre 2018

Si estás buscando cambiar el estilo de tu hogar, quizás pueda interesante el industrial-vintage, un estilo decorativo que recuerda a los lofts neoyorquinos, aunque sus orígenes no tienen nada ver con eso. Te contamos todas las claves para conseguir este aspecto tan peculiar que nos remite a las fábricas y a los años 50.

El estilo industrial lleva muchos años utilizándose y su origen se remonta a los años 50, cuando los jóvenes artistas de Nueva York optaron por irse a vivir a amplias fábricas (por necesidad, los alquileres eran más bajos), llenas de elementos comunes de esos lugares, como vigas, ladrillos u hormigón, que utilizaron como parte de su decoración.

Este estilo decorativo todavía está de moda entre las personas con unos gustos más eclécticos e incluso ha absorbido otras tendencias gracias a que sus características y su filosofía casan muy bien, dando lugar, por ejemplo, al industrial-vintage. Veamos cuáles son las claves para conseguir un estilo industrial-vintage en tu propio hogar.

Espacios amplios

 

Dados los orígenes de este estilo, los espacios tienen que ser necesariamente grandes, amplios y diáfanos, donde no hay lugar para las divisiones físicas y la decoración se reduce al mínimo, otorgándole todo el protagonismo a los materiales y al mobiliario.

Para alcanzar este aspecto industrial, las paredes tienen una gran importancia, normalmente están hechas de ladrillo, cemento u hormigón y con una apariencia desgastada, que parezca que el paso del tiempo ha hecho mella en ellas. Se buscan texturas con irregularidades e imperfecciones. Este efecto se puede conseguir fácilmente pintando con acuarelas o utilizando un papel pintado que consiga dar esa sensación.

Normalmente los elementos estructurales, como las vigas, se intentan ocultar, en este caso se hace todo lo contrario: se dejan a la vista de todos. Además, funcionan mejor en hogares con techos bastante altos. Otros elementos como tuberías y cañerías (si tienen aspecto oxidado, mejor) se pueden comprar para ayudar con la decoración o incluso dejar a la vista a propósito si estamos en medio de una reforma.

Dentro de esta forma de entender la decoración también se incluyen los cables, que no hay que intentar ocultar de ninguna forma. Por eso encajan muy bien en este tipo de hogares las bombillas sin ningún elemento decorativo, simplemente colgando de su cable.

Los grandes ventanales son también característicos de las fábricas antiguas, preferiblemente hechos de hierro. Permiten que las estancias estén muy bien iluminadas. No se recomienda colocar cortinas que bloqueen la visión, como mucho unos estores discretos.

Este tipo de estructuras de hierro con motivos cuadrados o rectangulares también se puede aplicar en otros lugares de tu hogar, como, por ejemplo, en las mamparas del baño, dándole un toque industrial a una habitación que resulta más complicada de decorar en este sentido.

El metal como principal protagonista

 

Como decíamos, el metal es uno de los materiales preferidos en este estilo decorativo y una buena forma de aplicarlo es en el mobiliario, especialmente en las mesas y las sillas. Éstas deben tener las estructuras metálicas desnudas para destacar el aire industrial.

Aun así, el metal es un material muy frío y se recomienda combinarlo con madera en la medida de lo posible. Así, los muebles de acero y madera suelen ser las piezas ideales. Además, para conseguir el aspecto vintage de este estilo combinado, una buena forma es acudir a anticuarios, donde encontrar muebles más clásicos, por los que ya se nota el paso del tiempo y estén algo más desgastados, que escondan una historia detrás de cada uno.

También es un buen momento para reutilizar muebles o complementos de decoración antiguos que tengamos guardados en casa o en el trastero, como relojes de pared, teléfonos, cuadros, etcétera.

No es recomendable abusar de la decoración en este estilo, sino escoger cuidadosamente qué vamos a utilizar como accesorios (botellas de vidrio, maletas antiguas, libros…) para crear un ambiente coherente.

El gris como color predominante

 

El color predominante en este tipo de decoración es el gris, característico de los materiales principales como el cemento o el acero. Éste se puede combinar con un color más cálido como el marrón para aligerar el tono o el blanco para conseguir una mayor luminosidad de las habitaciones.

En resumen, el estilo industrial-vintage debe tener espacios grandes y diáfanos, con paredes de cemento o ladrillo y, a ser posible, desgastadas y que se note el paso del tiempo. Los elementos que normalmente se intentan esconder o disimular de alguna forma, como vigas o cables, se dejan a la vista.

Los materiales imprescindibles para el resto de la casa deben ser los metales (hierro, acero, cobre…), complementados con la madera para reducir el aspecto frío. De la misma manera, el color predominante es el gris y se combina con el marrón y el blanco. Con todos estos detalles, ya puedes tener en tu hogar un estilo industrial-vintage si así lo deseas.

 

Egion
Ejecución de Proyectos de Arquitectura e Interiorismo
C/ García de Vinuesa 22, 1ºA - 41001 Sevilla
egion@egion.es
Aviso legal · Política de Cookies

Twitter Egion


Se recomienda utilizar los navegadores Chrome, Mozilla y Safari en esta web

                            

Pin It on Pinterest

Share This